Cinco gobiernos locales de la Cuenca del río Machángara incorporan criterios de cambio climático en sus Planes de Desarrollo y Ordenamiento Territorial

Cinco gobiernos locales de la Cuenca del río Machángara incorporan criterios de cambio climático en sus Planes de Desarrollo y Ordenamiento Territorial

Foto: Catalina Diaz

El Proyecto AICCA en Ecuador, liderado por el Ministerio del Ambiente y Agua, implementa sus actividades en la Cuenca del Río Machángara. En ese marco, el Proyecto brinda asesoramiento para la actualización de los Planes de Desarrollo y Ordenamiento Territorial (PDOT) a cinco Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs) de Azuay y Cañar para incluir criterios de cambio climático en la gestión del territorio. La asistencia técnica estuvo dirigida al GAD Provincial de Azuay, GAD Municipal de Biblián y GADs Parroquiales de Chiquintad, Checa y Nazón.

El apoyo incluyó la incorporación de la variable de cambio climático en las 3 fases de formulación de los PDOTs: diagnóstico estratégico, propuesta territorial y modelo de gestión. La primera etapa consistió en la caracterización del clima, identificando las principales amenazas climáticas para cada territorio. En la segunda fase, propuesta territorial, se evaluó el riesgo climático de los proyectos priorizados por los GADs frente a las amenazas climáticas previamente identificadas, dando como resultado la identificación de los proyectos con mayor probabilidad de sufrir impactos por el cambio climático y formulando medidas de adaptación para estos. Finalmente, en el modelo de gestión se incluyeron las estrategias de acción para la implementación de las medidas de adaptación en el corto y mediano plazo.

Adicionalmente, con la finalidad de asegurar el involucramiento tanto de actores políticos, como técnicos y comunitarios, se utilizaron métodos diferenciados involucrando los diferentes niveles de GADs, Provincial, Cantonal y Parroquial. Entre las actividades implementadas, se destacan las siguientes: acercamiento a las autoridades locales, coordinación con los equipos técnicos, preparación de material de apoyo, talleres de capacitación, sesiones de trabajo en sitio y a través de videoconferencias, reuniones de seguimiento y consulta permanente, revisión de documentos finales.

El proceso fue muy enriquecedor pues involucró una construcción colectiva, cimentada en conocimiento técnico y voluntad política del Comité de Conservación de la Cuenca del Machángara. Las herramientas de planificación territorial, que pretende iniciar un proceso de aprendizaje continuo, permitirá desarrollar capacidades y estrategias de adaptación al cambio climático tanto en los gobiernos como en la población local.