Fortaleciendo la cooperación Sur-Sur para el monitoreo integrado de los ecosistemas Andinos

Fortaleciendo la cooperación Sur-Sur para el monitoreo integrado de los ecosistemas Andinos

Foto: Uriel Montúfar

El pasado 30 de julio se llevó a cabo una Reunión Extraordinaria del Equipo Técnico, coordinado por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP), que está a cargo de la implementación de un sistema de monitoreo del impacto del cambio climático, en la vegetación arbórea del país. Esto, en cumplimiento de una de las medidas de NDCs del Perú. También participaron otras entidades que hacen parte del equipo técnico del Ministerio del Ambiente del Perú y el Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (INAIGEM), así como representantes del Programa Bosques Andinos[1].

La reunión tuvo como objetivo compartir los lineamientos conceptuales y avances en torno la Estrategia para el Monitoreo Integrado de los Ecosistemas de Alta Montaña en Colombia (EMA), desarrollada por el IDEAM y el Instituto Alexander von Humboldt en colaboración con CONDESAN. Luis Daniel Llambí, Coordinador del Programa de Adaptación en las Alturas en los Andes[2], presentó la propuesta conceptual de la EMA. Se trata de un sistema integrado de monitoreo con un enfoque de manejo adaptativo, que permitirá evaluar el impacto de los cambios en el contexto político-económico y el cambio global sobre la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, aportando insumos para la planificación territorial, la adaptación al cambio climático y la restauración ecológica. La EMA enfatiza la necesidad de adoptar un enfoque a socio-ecológico, que trabaje e múltiples escalas espaciales (parcela/ecosistema, paisajes, nacional) y que considere la interdependencia entre la diversidad de ecosistemas estratégicos que hacen parte de los paisajes de la alta montaña tropical (glaciares, humedales, páramos, bosques altoandinos).

Por su parte, Liz Díaz Cubillos, investigadora de la Sub-Dirección de Ecosistemas del IDEAM, presentó los avances en la implementación de la estrategia en Colombia, resaltando la necesidad de monitorear los ecosistemas de montaña y entender sus cambios. La alta montaña colombiana representa el 11.5% de la región andina del país y 40% de la población vive en ella. La alta montaña incluye ecosistemas críticos, teniendo especial importancia en la regulación hídrica de la región. Sin embargo, el 24% de los municipios con páramos presentan una vulnerabilidad alta a muy alta a los efectos del cambio climático. Para Liz Díaz, es un sueño integrar los sistemas de monitoreo existentes y entender de forma más integral el cambio en los socio-ecosistemas de los Andes.

Finalmente, se discutieron las metodologías y avances de dos ejemplos clave de redes de monitoreo de largo plazo y de cooperación Sur-Sur a escala continental, la Red de Bosques Andinos y la Red GLORIA-Andes. Ambas monitorean los cambios en el clima y la vegetación en bosques andinos y cumbres a lo largo de los Andes, generando información esencial para entender la exposición, vulnerabilidad y dinámica de respuesta de bosques, punas y páramos al cambio climático.

El espacio promovió el intercambio de experiencias entre países andinos en torno al monitoreo de ecosistemas de montaña y demostró la importancia de fortalecer los espacios de cooperación entre instituciones hermanas de la región interesadas en la conservación y el manejo sostenible de los ecosistemas de montaña.

[1] El Programa Bosques Andinos es una iniciativa implementada en los países andinos, que forma parte del Programa Global de Cambio Climático y Medio Ambiente de la Cooperación Suiza COSUDE, y es facilitado por el consorcio Helvetas Perú – CONDESAN.

 

[2] El Programa de Adaptación al Cambio Climático en Montañas es una iniciativa financiada por COSUDE, que se implementa en 4 zonas montañosas del mundo: Himalayas, Cáucaso, África del Este y Andes. Busca aumentar la resiliencia y la capacidad de adaptación al cambio climático de comunidades de montaña y los ecosistemas, mejorando el conocimiento y su transferencia a través de plataformas de diálogo ciencia-política para informar la toma de decisiones en procesos nacionales, regionales y globales. CONDESAN es el socio implementador del Programa en los Andes.