La segunda fase del Programa Bosques Andinos en Ecuador se planifica  junto a sus socios estratégicos

La segunda fase del Programa Bosques Andinos en Ecuador se planifica junto a sus socios estratégicos

La mañana del lunes 25 de febrero de 2019, se llevó a cabo el taller con socios estratégicos del Programa Bosques Andinos (PBA) en Ecuador con el objetivo de recoger insumos para el diseño de una segunda fase (2019 – 2021). Participaron del taller representantes del Ministerio de Ambiente, del Gobierno Provincial de Pichincha, de agrupaciones locales, proyectos relacionados y de organizaciones no gubernamentales aliadas como: Fundación Futuro, UICN y la Fundación Imaymana.

Al inicio del taller, Jocelyn Ostolaza, representante de la Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo – COSUDE, mencionó: “Suiza ha trabajado en bosques de montaña desde hace más de 20 años y queremos seguir trabajando porque a nivel internacional la atención en estos ecosistemas es marginal, mientras su importancia y la presión que sufren son muy grandes. El foco de esta segunda fase será la consolidación y el escalamiento”. En ese sentido, se busca impulsar la incidencia y el escalamiento de prácticas y esquemas de gestión sostenible de paisajes de bosques andinos, capitalizar los aprendizajes, fortalecer la cooperación sur – sur, ampliar la comunicación sobre estos ecosistemas y atraer nuevos aliados en la cooperación para los bosques de montañas.

A continuación, Albert Bokkestijn, director del PBA, hizo una breve presentación de logros alcanzados por el Programa a nivel regional en los 3 componentes del programa: gestión del conocimiento, prácticas sostenibles e incidencia política. Posteriormente, Manuel Peralvo, ahondó en aquellos resultados relacionados a la implementación específica en Ecuador, partiendo de los enfoques de trabajo y la realidad del sitio Pichincha, para compartir los resultados de las actividades y los hitos importantes conseguidos. Finalmente, compartió los retos y oportunidades identificados para la réplica y escalamiento en el trabajo futuro. Entre estos están: la implementación del nuevo modelo de gestión del Programa Nacional de Restauración Forestal, la consolidación de procesos en marcha de gobernanza y gestión territorial en la Mancomunidad del Chocó Andino, el fortalecimiento de los mecanismos de incentivos para la conservación de bosques y manejo sostenible de la tierra y el apoyo a la construcción del modelo de gestión de la Reserva de Biósfera del Chocó Andino de Pichincha.

Para concluir este primer bloque del taller, María José Galarza, delegada de la Subsecretaría de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente de Ecuador, expuso el avance en el proceso de definición de las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) del Ecuador. Además, presentó una versión preliminar de algunas metas relacionadas con patrimonio hídrico, patrimonio natural y soberanía alimentaria, de manera que la segunda fase del Programa Bosques Andinos, pueda tomarlas en cuenta.

En el segundo bloque, a través de una metodología de feria de oferta y demanda con los actores presentes, los participantes realizaron una priorización y validación de posibles enfoques, acciones y socios estratégicos que permitirían la consolidación, réplica y escalamiento de buenas prácticas y gestión de conocimientos promovidos en la primera fase del PBA en Ecuador. Adicionalmente, el ejercicio permitió identificar iniciativas y herramientas a nivel nacional para la gestión sostenible de paisajes de bosques andinos en un contexto de cambio climático.

Los resultados del taller van a ser sistematizados y compartidos con los participantes y otros actores estratégicos para su validación y retroalimentación. Estos insumos de información, junto con los recopilados en talleres similares en otros países de la región, son una base robusta para el diseño de la segunda fase del PBA. Se prevé tener más adelante mecanismos de comunicación e intercambio a nivel regional para promover la adopción y el compromiso de los países andinos de apoyar las acciones orientadas al manejo sostenible de estos ecosistemas críticos para el bienestar de las poblaciones de la región.