Hoy se celebra el Día Mundial de la Conservación del Suelo

Hoy se celebra el Día Mundial de la Conservación del Suelo

El suelo representa la base de la producción agrícola en el mundo, y los esfuerzos que se hagan para su conservación son de vital importancia para lograr un sistema de producción sostenible en el tiempo. En el caso de los Andes, el suelo es esencial ya que nos provee de diferentes servicios ecosistémicos, son importantes reservorios de carbono y claves en el proceso de regulación hídrica.

En Ecuador y Perú, el Programa de Monitoreo de Ecosistemas de CONDESAN ha encontrado que los bosques montanos, en diferentes estados de recuperación, contienen entre 30 y 140 toneladas de carbono por hectárea en el suelo, y un páramo de pajonal en proceso de recuperación es de aproximadamente 113 t C ha.

Sin embargo, la expansión progresiva y no planificada de asentamientos humanos y sistemas productivos poco sostenibles, reduce progresivamente la superficie ocupada por ecosistemas naturales y, como consecuencia, la degradación o pérdida de sus atributos funcionales, especialmente en la vegetación y los suelos. Frente a esto, CONDESAN impulsa acciones de restauración de ecosistemas y prácticas de producción sostenible que promueven la recuperación de estos atributos.

En el Distrito de Pilpichaca – Huancavelica, por ejemplo, a través del Proyecto EcoAndes, se impulsó la construcción de qochas, depósitos temporales de agua que se forman por depresiones del suelo.  Estos sistemas, combinados con un mecanismo básico de riego, contribuyen a la recuperación de la vegetación de las áreas circundantes y por lo tanto a la recuperación de los suelos.  La puna es la base de la producción alpaquera en esta zona; por lo el mejoramiento de los suelos y los pastizales naturales tiene un impacto directo en la productividad.

Por otro lado, en el noroccidente del Pichincha en Ecuador, CONDESAN apoya procesos de conservación y restauración de bosques en coordinación con gobiernos locales y dueños de la tierra.  Estos bosques condensan la neblina y captan agua a través de sus ramas y hojas y los filtran al suelo, alimentando así las fuentes de agua que utilizan los habitantes para consumo humano, riego y otras actividades productivas.

En CONDESAN estamos comprometidos en seguir trabajando en iniciativas que permitan promover la conservación de los suelos para beneficio de las ciudades y sistemas productivos en los países de la Región Andina.