Una delegación oficial viaja a Indonesia para promover la declaratoria de Reserva de Biósfera para el Chocó Andino de Pichincha

Una delegación oficial viaja a Indonesia para promover la declaratoria de Reserva de Biósfera para el Chocó Andino de Pichincha

En octubre del año anterior, el Ministerio del Ambiente del Ecuador (MAE) presentó ante la UNESCO el expediente para solicitar la declaratoria del territorio del Noroccidente de Pichincha como Reserva de Biósfera. El mismo fue analizado por el Comité Consultivo Internacional para las Reservas de Biósfera y durante su 24ª reunión, que se llevó a cabo del 5 al 8 de febrero de 2018, recomendó a la autoridad ambiental del Ecuador hacer aclaraciones respecto a zonificación, población y actividades económicas en la zona núcleo. El MAE, junto con el GAD de Pichincha, solventaron estas dudas, por lo que se espera que dentro de la 30ª Reunión del Consejo Internacional de Coordinación del Programa del Hombre y la Biosfera, que tendrá lugar en Palembang – Indonesia entre el 23 y 28 de julio del presente año, se resuelva a favor de la Declaratoria para el Chocó Andino de Pichincha, permitiendo la continuación de proyecto territorial para la conservación y la sostenibilidad iniciado muchos años atrás.

Con el objetivo de impulsar esta decisión, viajará una delegación oficial ecuatoriana que incluye a: un representante del Ministro de Ambiente, Tarsicio Granizo, un representante del prefecto de Pichincha, Gustavo Baroja, el presidente y el coordinador técnico de la Mancomunidad del Chocó Andino, Washington Benalcázar e Inty Arcos, la presidenta del GAD de Mindo, Lilian Salazar y representantes de la sociedad civil. En Indonesia, se unirá también el embajador Fabián Valdivieso, como máximo representante del Ecuador en el evento para justificar y apoyar frente a la UNESCO este importante proceso de declaratoria.

Por su importancia global en cuanto a biodiversidad y los procesos de largo aliento de gobernanza orientada al desarrollo sostenible, el Noroccidente de Pichincha reúne las condiciones para convertirse en Reserva de Biósfera. Por ello, la delegación ve viable que esto se dé durante la reunión. Se espera que esta declaratoria internacional de UNESCO, traiga beneficios en la conservación de la biodiversidad del territorio, sus procesos de gobernanza, el fortalecimiento del tejido social, además de apoyar el turismo y la producción sostenible.