Unidad Educativa de Cochabamba es ejemplo de adaptación al cambio climático

Por: María Del Carmen Pascual, Cintia Ávila Rojas y María Jhancarla Fuentes Quispe

“Cosechar el agua de lluvia y reciclar el agua son acciones que nos pueden ayudar a combatir periodos de escasez”

María Rita Bautista Muraña, ex directora de la Unidad Educativa Santa Rosa de Lima

Ante el déficit de agua en el año 2014, en la Unidad Educativa Santa Rosa de Lima (Municipio de Arbieto – valle alto de Cochabamba), tuvo la iniciativa de implementar un sistema de cosecha de agua de lluvia como una alternativa para evitar la falta del líquido elemento para los niños del establecimiento y el riego de la vegetación del lugar. El sistema se construyó con la participación de los padres de familia y tuvo como objetivo “aprovechar la lluvia y reciclarla para que los estudiantes se laven las manos, regar las plantas, además de concientizarnos sobre la importancia del cuidado del agua. Para esto, incluso hicimos talleres organizados por la dirección y profesores del establecimiento de ese entones”, mencionó la ex directora de la unidad educativa, María Rita Bautista.

El sistema capta el agua de lluvia que cae al techo del tinglado, y la traslada por las canaletas y tuberías instaladas hasta llegar a un tanque subterráneo, localizado en la parte central de la unidad educativa. El tanque tiene un diámetro de 5 metros por 2,5 de profundidad y una capacidad de 30.000 litros o 30 metros cúbicos. “Unas tres noches de lluvia y ya está lleno el tanque porque el tinglado es grande (…). En toda la temporada de lluvia, desde diciembre a marzo más o menos, recolectamos aproximadamente unos 20 tanques. El agua de un tanque equivale al consumo mensual de una familia y sirve para regar unas 5 veces las plantas”, explicó María Rita. Para utilizar el agua se utiliza una bomba eléctrica que tiene un filtro.

La U.E. Santa Rosa de Lima se constituye un ejemplo a seguir por otras unidades educativas del país para optimizar y reaprovechar el agua frente a la escasez, además de enseñar a los estudiantes a valorarla. En el establecimiento se espera continuar manteniendo este sistema; además, existe el interés de implementar otras alternativas para garantizar la disponibilidad de agua en favor de las/os niñas/os. La cosecha de agua de lluvia forma parte de los denominados Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible o SUDS, claves para optimizar el uso del recurso y gestionar riesgos en el contexto del cambio climático.


Esta nota fue elaborada por jóvenes que formaron parte del Programa de Formación de “Líderes frente al cambio climático y la resiliencia de Cochabamba”, una iniciativa del Proyecto AICCA Bolivia y el Gobierno Autónomo Departamental de Cochabamba. A través de esta actividad periodística, se pretende que los participantes investiguen y visibilicen el impacto del cambio climático en su región, promoviendo el involucramiento social en acciones de adaptación al cambio climático. El contenido es responsabilidad de los autores.

Conoce más de AICCA Bolivia en: https://aicca.condesan.org/bolivia/

Comparte este artículo en tus redes sociales
mersin escort