Organización y fortalecimiento de capacidades de las familias altoandinas en Áncash

Organización y fortalecimiento de capacidades de las familias altoandinas en Áncash

Más de 197 productores y sus familias pertenecientes a dos comunidades originarias Quechuas en la región de Áncash, participaron de un programa estructurado de fortalecimiento de capacidades, conocimientos y competencias para adaptarse al cambio climático. Recibieron información relacionada con buenas prácticas agrícolas y ambientales, entre las que cuentan: la importancia de la asociatividad y los valores asociativos, siembra y cosecha de agua, y la gestión de agua para riego en un contexto de cambio ambiental global.

Se utilizó la metodología del interaprendizaje, aplicando diversas modalidades de formación y apoyándose en medios de comunicación masiva. Se realizaron 24 talleres descentralizados, un programa radial con frecuencia semanal, la difusión de 8 spots radiales, el acondicionamiento de 4 muros parlantes, un video clip folclórico con mensaje de protección del recurso hídrico y la actualización de sus instrumentos de gestión.

El diseño e implementación del programa contó con la participación activa de los líderes de las comunidades, lo que ayudó en el diagnóstico de las capacidades locales, facilitó que se desarrollara en el lenguaje local (quechua) y consintió un modelo de desarrollo de capacidades inclusivo con enfoque de género, interculturalidad e intergeneracionalidad.

“Las actividades desarrolladas se centraron en el factor humano como agente de cambio para lograr el desarrollo sostenible de las familias y la comunidad. La diversidad de modalidades de capacitación logró llegar a niños, jóvenes y adultos, (mujeres y varones) que permitieron movilizar las capacidades locales mediante un proceso de interaprendizaje”.  Roberto Malma, Profesional AICCA Perú

La aplicación de los conocimientos adquiridos ya comienza a dar resultados para estas comunidades altoandinas. Se gestionan y promueven medidas de adaptación al cambio climático como el mejoramiento de canales, reservorios y sistemas de riego tecnificados.  De manera paralela, el proceso favoreció el acercamiento entre las comunidades y sus líderes, dando como resultado juntas directivas con mayor capacidad de convocatoria, actividades comunitarias más exitosas, acuerdos para proteger las fuentes de agua, así como la gestión de fondos para el financiamiento del perfil y expediente técnicos de un proyecto de mejoramiento de su canal de riego, entre otros beneficios.

De esta manera, AICCA Perú, continúa trabajando de la mano de las comunidades para que estén mejor preparadas para afrontar los peligros asociados al cambio climático de manera que afecten en menor medida sus medios de vida, en este caso, el riego para la agricultura familiar de subsistencia.

Conoce más de AICCA Perúhttps://aicca.condesan.org/peru/