La Cosecha de Agua abre oportunidades a mujeres productoras de la cuenca del Lago de Tota

La Cosecha de Agua abre oportunidades a mujeres productoras de la cuenca del Lago de Tota

“¡Es algo que soñábamos tener!, antes regábamos la siembra con agua potable del acueducto, pero ahora recolectamos el agua lluvia y con eso se riega al interior del invernadero

Teresita Ávila López, beneficiaria

¡El agua también se cosecha!, es el mensaje que las emprendedoras de la Asociación de Mujeres Proactivas de Aquitania (ASOMUC) ofrecen a propios y extraños cuando les preguntan por el reciente sistema de recolección de agua lluvia implementado con el apoyo de AICCA que riega los cultivos en sus invernaderos.

En la Cuenca del Lago de Tota los escenarios de cambio climático proyectan un incremento en la precipitación en la época húmeda y un decrecimiento en la época seca. Estas variaciones, de la mano con el uso intensivo del agua en la cuenca, pueden derivar en déficits del recurso para el cuidado de los cultivos, afectando su principal fuente de ingresos familiares y poniendo en riesgo su seguridad alimentaria.

La cosecha de agua, un concepto milenario que consiste en incrementar la interceptación, retención, almacenamiento y regulación del agua de lluvia que precipita en un determinado territorio, se constituye en una excelente alternativa de adaptación al cambio climático para esta asociación de mujeres que juega un rol fundamental para los procesos de sostenibilidad en la cuenca. Esto no solo porque han transitado hacia el cultivo orgánico y diversificado de productos, sino también porque, como asociación, trabajan en temas de empoderamiento de la mujer, en seguridad alimentaria, recuperación de prácticas y saberes ancestrales y locales, y en la conservación de los ecosistemas a favor de un futuro más saludable y seguro para sus hijos.

El Proyecto AICCA apoyó la adecuación de 16 invernaderos, así como el diseño e implementación de los sistemas de cosecha de agua lluvia que incluyen: captación, conducción, almacenamiento, filtrado, bombeo y riego por goteo. Adicionalmente, las beneficiarias recibieron capacitación y un manual de mantenimiento del sistema; lo que incluye básicamente la limpieza del tanque, la adecuación de canales y el remplazo de mangueras.

“Afuera (de los invernaderos) se demora mucho para dar, mientras que adentro del invernadero es ¡una belleza! Porque las cosechas llegan rápido, y ahora con la cosecha de agua que garantiza el riego será aún mejor: ya tengo lechuga, espinaca, acelga, cilantro, remolacha y falta que el tomate comience a dar.” 

Rosalba Alarcón Barinas, beneficiaria

Este proceso contribuye principalmente a reducir los impactos causados por la escasez de agua en la actividad económica principal de estas mujeres productoras y sus familias. Pero, además, existen otros co-beneficios a destacar como el fortalecimiento de sus capacidades técnicas, de la resiliencia de sus sistemas de producción con buenas prácticas agrícolas, de su seguridad alimentaria, de sus costos de producción y de la reducción de la demanda de agua desde otras fuentes.

A través de la implementación de estas medidas, AICCA abre una nueva puerta de oportunidades a un grupo a un grupo de mujeres que se ha abierto paso con tenacidad y constancia en un territorio dominado por hombres y por el monocultivo de cebolla. ASOMUC se consolida como una organización pionera en la implementación de buenas prácticas agrícolas con el enfoque en la protección del recurso hídrico, lo cual le brinda atributos diferenciadores como un negocio verde, lo cual les permitirá alcanzar nuevos mercados a nivel departamental.

Este proceso fue sistematizado como una solución de adaptación en el portal de weADAPT, puedes ver la ficha en el siguiente enlace:
https://www.weadapt.org/solutions-portal/adaptation-to-the-impacts-of-climate-change-on-water-resources-in-the-andes-aicca-colombia

 

¡Ahora disfruta este caso de éxito en la voz de sus protagonistas!