LA RED DE JÓVENES DEL CHOCÓ ANDINO SIGUE CRECIENDO

LA RED DE JÓVENES DEL CHOCÓ ANDINO SIGUE CRECIENDO

“La Red de jóvenes del Chocó Andino es un grupo de confianza en el cual se comparten temas relacionados al cuidado del ambiente, el cuidado de uno mismo, de los demás y de respeto por la vida en todas sus dimensiones, todo esto con la confianza y apoyo entre amigos, que buscan un mismo objetivo desde sus diferentes y únicas cualidades.” Francia Fuentes – Nanegalito

La Red de Jóvenes del Chocó Andino – RJCA, es clave para el relevo generacional en los procesos de conservación del patrimonio natural y cultural del Chocó Andino. Sus propuestas propias en el ámbito cultural, de producción y comercialización sostenible, de turismo, así como su participación política, entre otros, resultan fundamentales para avanzar el territorio en esa dirección. Sin embargo, su acción solo puede volverse más potente si una mayor cantidad de jóvenes, incluso de otros rangos de edad, se involucran también con la Red. En ese sentido, varios integrantes de la RJCA han socializado con jóvenes de sus parroquias la propuesta de la Red para identificar nuevos interesados que cumplan con el perfil de liderazgo local requerido.

Respetando las normas de bioseguridad, a finales de enero de 2021, se realizó un intercambio de experiencias en Mindo como inducción a nuevos integrantes de la RJCA. El intercambio también cumplió otros objetivos como fortalecer el proceso organizativo, sensibilizar sobre el cuidado del territorio a través del arte y la cultura y capacitar sobre temas clave que soportan los procesos emprendidos hacia la sostenibilidad.

  

Una de las actividades realizadas fue la conceptualización y realización de un mural del tema ambiental del Chocó Andino en el mercado de comidas y artesanías de Mindo. El objetivo, además de ser en sí una actividad de fortalecimiento grupal significativa, fue dejar una huella positiva del paso de la RJCA sobre sensibilización ambiental en la población local. Se realizó una gestión previa con las personas que conforman la asociación de comerciantes quienes apoyaron los trabajos previos de adecuación de la pared y la colocación de luminarias para su mejor visualización. Se contó con la participación de un artista local (Klever Tello), niños, artesanos y otras personas que trabajan a diario en el mercado. También con el apoyo de la junta parroquial y la alcaldía de Los Bancos, logrando así la apropiación y el cuidado futuro del mural.

Se aprovechó también la experticia de varios actores locales para realizar charlas y capacitaciones con los jóvenes. Geraldina Guerra les habló sobre género y derechos humanos, acercándoles a la realidad del territorio en esos aspectos. Cristina Fueres, miembro de la RJCA, mencionó “Aprendí que tanto el tema ambiental y el tema social (en especial el tema de género) van de la mano. Como resultado quiero involucrarme más en el tema de género”. Otro experto local, Luis Gómez, guía de turismo especializado en flora y fauna con más de 20 años de experiencia trabajando a favor de la conservación, les compartió sus conocimientos y experiencias. “Jóvenes, estoy muy contento de poder dirigirme ha ustedes para decirles que el territorio se cuida sembrando y fomentando el turismo consciente y sostenible en todas las dimensiones posibles,…en ese sentido hemos realizado restauración con la siembra y apadrinamiento de más de 300 árboles nativos además de la creación de una granja ecoturística con productos de la zona en los que se destacan el café, la yuca y otros cultivos que nos permiten tener soberanía alimentaria y sustento económico y alimentario”.

El último día, los jóvenes visitaron la reserva Sacha Urcu Cloud Forest, uno de los lugares en donde está establecida una parcela de investigación del PBA.  La visita incluyó una charla dialogada por parte del biólogo Juan Diego Ortiz, una caminata por el bosque con explicaciones sobre la importancia de la vegetación de ribera y una visita al área productiva de la finca permacultural en la que se explicó sobre algunas de las innovaciones implementadas para lograr una producción sostenible.

 “Aprendí que organizando muy bien las cosas todo resulta fácil como ejemplo el gallinero que tenían, las personas no necesitan mucha mano de obra ya que las gallinas también ayudan a limpiar huertos donde se puede sembrar yuca o maíz” Dylan Miño

 A través de este tipo de actividades, se fortalece el ingrediente más importante de la RJCA, la confianza entre sus miembros. Más allá de los aprendizajes, estos espacios que son una tradición del apoyo del Programa Bosques Andinos a la Red, afianzan los lazos de amistad y permiten encontrar puntos en común para trabajar desde diversas dimensiones en los procesos de sostenibilidad del territorio. Se espera que este sea un arranque muy positivo para los nuevos integrantes de la Red de Jóvenes del Chocó Andino.