Ancash: promueven el cuidado de los bofedales al ritmo del techno huayno

Ancash: promueven el cuidado de los bofedales al ritmo del techno huayno

“La música: idioma universal” es el título de una campaña de comunicación que tiene como objetivo promover y difundir la importancia de los bofedales de la comunidad Cordillera Blanca, ubicada en el caserío de Canrey, provincia de Recuay (Ancash). Estos ecosistemas son críticos para asegurar agua en cantidad y calidad para la región, sin embargo enfrentan varios riesgos, como el sobrepastoreo, la contaminación y la extracción ilegal.

Para lograr esta meta, y promover la recordación de la importancia de los bofedales, se crearon tres pegadizas canciones en techno huayno, cantadas enteramente en quechua ancashino.

La campaña fue creada por Irina Neglia, comunicadora del Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem). Neglia compuso las canciones y promovió una serie de talleres con la comunidad con el objetivo de difundir la importancia de la conservación de los bofedales y destacar los beneficios que brindan a la comunidad.

“La música techno huayno como elemento cultural ha sido una herramienta poderosa para sensibilizar y movilizar a la población para el cuidado y protección de los bofedales.” comenta Neglia.

“La música, idioma universal” fue una de las estrategias de comunicación ganadoras del Fondo Voces por el Agua organizado por el Proyecto Infraestructura Natural para la Seguridad Hídrica (INSH) en el marco del I Encuentro Nacional de Comunicadores para la Gestión Hídrica, llevado a cabo en junio 2021.

Gracias a este apoyo, la comunidad campesina Cordillera Blanca ha podido conocer la importancia de sus bofedales como ecosistemas reguladores de agua- pues actúan como esponjas que filtran y almacenan agua para proveerla en temporada seca- apostando por su conservación.

Como resultado de este proceso de diálogo, la comunidad ha entregado las solicitudes de apoyo a las autoridades regionales de Ancash para poder desarrollar acciones en conjunto que puedan asegurarles la protección de sus bofedales y con ello garantizar el acceso a los servicios ecosistémicos que proveen.

“Hemos aprendido que si protegemos los bofedales vamos a tener agua limpia; por eso, a través de huaynos en nuestro idioma quechua, hemos entendido que es urgente trabajar, pero no podemos solos. Por eso hemos pedido apoyo a los profesionales del parque nacional Huascarán y del Gobierno Regional de Áncash, pues queremos que nuestros hijos no se vayan cuando no tengamos agua”, señaló Fructuosa Cruz, miembro del comité de investigación de la comunidad Cordillera Blanca.

Al respecto,  Irina Neglia manifestó: “El llamado a la acción a través de la solicitud de la comunidad a las autoridades ha sido el resultado positivo de la campaña de comunicación “La música: idioma universal”. Esta acción de incidencia continuará más allá de la campaña”.

Para Neglia, esta fue “una de las mejores experiencias en comunicación para el desarrollo en el tema del agua”, pues permitió “transformar una limitación (escasez de agua) en una oportunidad (gestionar). El ver los rostros de satisfacción de los pobladores, es una sensación que no se puede describir de manera sencilla”.

Mira los videoclips de las tres canciones de la campaña aquí:

Adicional al logro de la implementación de la campaña de Neglia, el viernes pasado la comunidad Cordillera Blanca recibió el reconocimiento internacional de la organización Expo Agua & Sostenibilidad por el trabajo que han realizado el la “cura” del rio Negro.

Debido al deshielo de los nevados por el cambio climático, las aguas del río discurren por las rocas desnudas junto con metales, generando contaminación y que el río se torne de un color anaranjado. Como respuesta a ello, la Comunidad inició un proyecto en el que, mediante la implementación de purificadores en el agua, lograron “curarla”.

Dato:

  • El Proyecto Infraestructura Natural para la Seguridad Hídrica es promovido y financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Gobierno de Canadá, liderado por Forest Trends junto a sus socios Condesan, SPDA, EcoDecisión y el Imperial College de Londres.