Gestión de conflictos asociados al agua, la experiencia en la cuenca del lago de Tota

Gestión de conflictos asociados al agua, la experiencia en la cuenca del lago de Tota

La cuenca del Lago de Tota en Colombia, ha vivido dentro de su proceso histórico dinámicas socioambientales de compleja relación con sus habitantes, que se reflejan en múltiples problemáticas y en posiciones encontradas entre actores sociales comunitarios, productivos e institucionales, frente al manejo del agua, lo que se ve agudizado por los efectos del cambio y variabilidad climática. Por esta razón el Proyecto AICCA, consideró la importancia de abordar estos conflictos para avanzar en el aumento de la resiliencia y la disminución de la vulnerabilidad, por cuanto la toma de decisiones y el consenso comunitario aportan a la implementación efectiva de las medidas de adaptación en el territorio.

Con el fin de lograr la identificación, transformación y resolución de conflictos asociados al recurso hídrico, se diseñó el Plan de Gestión de Conflictos Socioambientales Asociados al Agua como estrategia de articulación comunitaria,  compuesto por 6 actividades específicas. La primera, el Análisis de actores y conflictos en la cuenca del Lago de Tota, que partió de una revisión de relaciones entre los actores de la cuenca y los procesos de reorganización adaptativa en el territorio. Así, desde las múltiples problemáticas analizadas, se determinaron tres tipos principales de conflictos. El primero la concepción del lago como objeto de explotación o como ser vivo, sujeto de derechos, determinando las relaciones que se establecen con la cuenca. El segundo se refiere al contraste entre la necesidad de conservación de los atributos ecosistémicos que sostienen la productividad y el uso del agua para las diversas actividades productivas. El tercero, tiene que ver con la necesidad de fortalecer la gobernanza de base amplia para evitar la toma unilateral de decisiones desde intereses particulares que llevan a afectar negativamente a unos mientras se benefician otros.

A través de los talleres comprendí la importancia de generar espacios de participación donde nos podamos escuchar entre nosotros. Estos permiten que la comunidad se convierta en un actor activo que construye procesos para la toma de decisiones, sobre todo cuando estas decisiones influyen en la cotidianidad de la comunidad.
Cristian Bernal, líder local

La segunda actividad consistió en la Validación del análisis con actores interesados, esta se llevó a cabo mediante 7 talleres virtuales y 4 presenciales (en los municipios de Aquitania, Cuítiva y Sogamoso), que permitieron a los actores en posiciones de conflicto exponer sus argumentos, para enriquecer el proceso con diferentes puntos de vista, y a su vez, considerar los intereses de cada quien a la hora de negociar y trabajar sobre acuerdos que beneficien a todas y todos. En estos encuentros participaron habitantes de los municipios que conforman la cuenca del Lago de Tota, representantes de organizaciones sociales, productivas, ambientales e instituciones de gobierno.

Posteriormente, la tercera actividad permitió el Establecimiento de espacios de interlocución y debate entre los diversos actores, con los que se avanzó en la identificación de las posiciones de las partes y el reconocimiento de los acercamientos o distancias entre sus planteamientos a través de la escucha mutua, para el intercambio de ideas con respeto e igualdad de oportunidades de participación. A estos espacios le siguió la cuarta actividad: la Construcción conjunta de estrategias de negociación por tipo de conflicto, reconociendo la necesidad de ceder algo o cambiar algo en la posición particular de cada actor.

Estos espacios son muy importantes, porque los conflictos pueden ir desde la escala más pequeña e ir ampliándose a la vereda, el municipio e incluso a la cuenca, para su transformación es importante que identifiquemos los espacios de participación para que nuestra voz sea escuchada en la toma de decisiones.
Nataly Guanumen, líder local

La Implementación de Estrategias construidas de manera conjunta o acuerdos, fue la actividad número cinco, que a su vez refleja los primeros resultados de la ejecución del Plan de Gestión de Conflictos; estos contemplan:

  • La propuesta de un decálogo de derechos para el Lago de Tota y su reconocimiento como patrimonio hídrico de la nación, sobre el consenso en el reconocimiento de derechos del Lago de Tota como ser vivo (socioecosistema).
  • El planteamiento de alternativas productivas que respeten y contribuyan a la conservación de atributos ecosistémicos de la cuenca del Lago de Tota, desde el reconocimiento de afectaciones generadas por las actividades productivas históricas y actuales.
  • La necesidad de recuperar los espacios de interlocución y debate creados en la cuenca del Lago de Tota (Consejo de Cuenca y Mesa Permanente por el Lago de Tota), para validar la voz de todas las personas y todos los puntos de vista, permitiendo avanzar acuerdos que permitan llegar a condiciones de gobernanza.

La sexta y última actividad pretende realizar el Monitoreo y seguimiento a los acuerdos logrados con el fin de garantizar el cumplimiento de lo que se pactó entre los actores. Esta actividad quedará a cargo del mecanismo que defina la Comunidad de Conocimiento en Gobernanza, conformada por habitantes locales.

Plan de Gestión de Conflictos Socioambientales Asociados al Agua

Un punto importante para destacar es que todos los espacios fueron enriquecidos con herramientas de comunicación que invitaban a la reflexión sobre los conflictos identificados y las posiciones frente a ellos, a la par que apoyaban la comprensión sobre los procesos de cambio en el territorio.

“Para mí el arte y la pedagogía son fundamentales para sensibilizar a las personas, ya que nos dan la oportunidad de abrir espacios en donde todos compartamos mensajes, iniciativas y acciones en las que estemos de acuerdo para proteger el Lago de Tota.” Gerardo Gutiérrez, Líder cultural y de ecoturismo, Aquitania

 

Ahora los habitantes del Lago de Tota son testimonio del cambio. El Plan de Gestión de Conflictos fortaleció sus capacidades para la gobernanza comunitaria en el contexto del cambio y la variabilidad climática. Esta experiencia, que será sistematizada en una publicación en los meses siguientes, puede ser replicada por otros proyectos o comunidades que vivan similares circunstancias, consiguiendo que los actores miren los conflictos asociados al agua desde una óptica más integral y den testimonio de la importancia de la gestión de conflictos para la adaptación.

Para más información: miguel.vera@aiccacondesan.org

 

Conoce más de AICCA Colombia en: https://aicca.condesan.org/colombia/