Impactos de la forestación en el agua y los suelos de Los Andes: ¿Qué sabemos?

En respuesta a los compromisos internacionales (por ejemplo, la Iniciativa 20×20 y el Desafío de Bonn) o a las demandas locales y nacionales de protección de la madera y de las cuencas, varios países andinos están restaurando la cobertura forestal, con la expectativa de mejorar los servicios ambientales. Los servicios ambientales relacionados con el agua, como el suministro de agua, la regulación hidrológica y el control de la erosión, son especialmente importantes para sostener la vida de más de 50 millones de pobladores andinos. En las últimas décadas, cambios rápidos e importantes en la cobertura forestal, a través de la deforestación y la forestación, han modificado de manera considerable los servicios hidrológicos en los Andes.


Categorías: , Product ID: 2335

Descripción

En respuesta a los compromisos internacionales (por ejemplo, la Iniciativa 20×20 y el Desafío de Bonn) o a las demandas locales y nacionales de protección de la madera y de las cuencas, varios países andinos están restaurando la cobertura forestal, con la expectativa de mejorar los servicios ambientales. Los servicios ambientales relacionados con el agua, como el suministro de agua, la regulación hidrológica y el control de la erosión, son especialmente importantes para sostener la vida de más de 50 millones de pobladores andinos. En las últimas décadas, cambios rápidos e importantes en la cobertura forestal, a través de la deforestación y la forestación, han modificado de manera considerable los servicios hidrológicos en los Andes.

La forestación se define aquí como el establecimiento de cobertura forestal en forma de plantaciones o mediante la regeneración natural en zonas que en el pasado tuvieron, o no, bosques. Los argumentos más comunes que han respaldado la forestación son para producir madera, detener y revertir la degradación del suelo, proteger la biodiversidad, y mejorar los servicios hidrológicos. Se incluye con frecuencia en portafolios de soluciones basadas en la naturaleza o iniciativas de infraestructura verde que recientemente están adquiriendo importancia en la gestión de cuencas y en la adaptación al cambio climático en Latinoamérica.

La forestación a veces se utiliza en suelos degradados (por ejemplo, erosionados, compactados, o aquellos en los que la materia orgánica se ha agotado) como un último recurso, cuando las zonas de cultivo o pastos ya no son productivas. Sin embargo, mejorar la productividad de la tierra se ha convertido en el enfoque principal de muchos proyectos de forestación, lo que ha dado lugar a una predilección por especies exóticas de crecimiento rápido (por ejemplo, Eucaliptos o Pinos). Los posibles impactos negativos sobre los suelos y el agua se han ignorado en gran medida. Además, las especies exóticas de crecimiento rápido se han plantado también en herbazales naturales y adecuadamente conservados ubicados a gran altitud, frecuentemente creando conflictos debido a la reducción del suministro de agua.

Para poder responder a la pregunta de cómo debe hacerse uso de la forestación para resolver problemas relacionados con el agua y el suelo en la región, revisamos el conocimiento científico actual en lo que respecta a los impactos de la forestación sobre los suelos y el agua en los Andes. Este resumen presenta las principales conclusiones de revisión.

Descarga el PDF