Trabajamos potenciando el uso de instrumentos económicos que promuevan la conservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, así como el manejo sostenible de la tierra. Nuestras acciones se enmarcan en dos líneas de acción principales:

  1. En el mejoramiento de las capacidades e instrumentos para alcanzar la sostenibilidad financiera. La sostenibilidad financiera es la paulatina suficiencia de recursos económicos, humanos y técnicos para alcanzar el adecuado manejo. Su aplicabilidad se extiende principalmente a la gestión de áreas de conservación bajo distintas modalidades, tanto nacionales como subnacionales, pero también hacia el manejo sostenible de la tierra en el marco de procesos de planificación territorial. La sostenibilidad financiera se puede alcanzar a través de estrategias que potencian el desarrollo de mecanismos de financiamiento innovadores, así como por la planificación estratégica del gasto a través del desarrollo de planes de sostenibilidad financiera. En ese contexto, apoyamos a los actores en la identificación de necesidades de financiamiento, en la estimación de brechas e indicadores de financiamiento, y en el diseño de estrategias de financiamiento de distintas fuentes con el objetivo de generar flujos continuos y diversificados de ingresos.
  2. En la aplicación de incentivos para la conservación y el manejo sostenible de la tierra. Los incentivos abarcan una amplia gama de opciones, como estímulos productivos, tributarios y derechos de propiedad. Trabajamos articuladamente con autoridades nacionales, gobiernos locales, propietarios de la tierra y empresa privada para implementar incentivos que promuevan un cambio de comportamiento de los actores, de modo que la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que ésta brinda, puedan ser integrados en la toma de decisiones. Trabajamos principalmente con las autoridades ambientales en Ecuador y Perú fortaleciendo sus programas o esquemas de incentivos nacionales para la conservación y restauración. También apoyamos a distintos gobiernos subnacionales locales en el diseño de esquemas innovadores relacionados a servicios ecosistémicos hídricos y de carbono, y lideramos el diseño de metodologías para el monitoreo de impacto. Además, impulsamos actividades de apoyo a nivel de finca para impulsar la adopción de buenas prácticas y conservación dentro de sus actividades productivas.

Ejemplos de acciones que desarrollamos en esta línea son:

  • La elaboración del Plan de Sostenibilidad Financiera del Subsistema Metropolitano de Áreas Protegidas en coordinación con la Secretaría de Ambiente del Municipio de Quito, Ecuador.
  • El apoyo a pequeños propietarios dentro de áreas de conservación en procesos de regularización de la tenencia de la tierra como condición habilitante e incentivo para la adopción de buenas prácticas.
  • El fortalecimiento de iniciativas en cadenas de valor sostenibles (por ejemplo, a través del Concurso de Buenas Prácticas con la Mancomunidad del Chocó Andino en Ecuador o Rondas de Negocios para emprendimientos).
  • El apoyo en el diseño e implementación de los Mecanismos de Retribución por Servicios Ecosistémicos en Moyobamba, Jequetepeque, Quiroz y Cumbaza, en Perú.
  • El apoyo a la Superintendencia de Servicios de Saneamiento (SUNASS) de Perú en la inclusión de MRSE en las tarifas de agua potable, generando indicadores de costo/efectividad para los SEH de Regulación Hídrica y Control de erosión de suelos.