Investigación y Monitoreo Socioambiental

Esta línea de trabajo está orientada a la generación de información continua sobre las dinámicas ambientales y sociales de los Andes, para poder mejorar los procesos de manejo sostenible de la tierra e incidir en la toma de decisiones críticas para la gobernanza de los recursos naturales de la región. Los temas principales sobre los que investigamos son biodiversidad, carbono, modos de vida, uso del suelo y agua.

En el tema de biodiversidad, monitoreamos los efectos del cambio climático en especies, ecosistemas y tipos de vegetación. A escala de organismos, investigamos el tipo de alteraciones que éstos sufren debido a los cambios en el clima, sobre todo de especies sensibles como los anfibios. A escala de ecosistemas y tipos de vegetaciones, trabajamos con comunidades de plantas como una medida de cambio en la diversidad.

Todo ello, orientado a generar información acerca de cómo estas alteraciones influyen en el funcionamiento ecológico del sistema. En cuanto a carbono, hemos establecido sistemas de monitoreo a largo plazo para entender las dinámicas ecosistémicas y cuantificar contenidos y flujos de carbono a partir de metodologías sólidas con estándares internacionales. Esto permitirá contestar preguntas clave aún no resueltas, como si el factor limitante de contenidos de carbono en estos ecosistemas es la temperatura del aire o la del suelo, o si las temperaturas promedio son más importantes que los rangos térmicos diarios, o si la asimilación de carbono, su consumo, los procesos de regeneración, o las variaciones en función de la altitud, son los aspectos limitantes más importantes. Esta información es crucial para entender cómo los cambios de uso del suelo y el cambio climático afectan a los ecosistemas, y para delinear medidas apropiadas de ordenamiento del territorio y adaptación.

Para el tema de modos de vida, contamos con el Programa de Monitoreo Andino, cuyo objetivo es generar información que permita comprender los procesos que influyen sobre el uso del territorio, el acceso a los recursos (particularmente agua y tierra), y las respuestas de adaptación desarrolladas localmente.

Los aspectos que consideramos más importantes para monitorear son:

1) las interacciones entre procesos sociales y los cambios en el manejo del paisaje andino, 2) los efectos de los cambios del paisaje y el uso de recursos naturales sobre el bienestar de los pobladores, y 3) las decisiones de los pobladores sobre el uso del paisaje y las implicaciones que éstas tienen sobre la provisión de servicios ecosistémicos.

Gracias a nuestra Plataforma de Monitoreo de Dinámicas de Cambio de Cobertura y Uso de la Tierra, contamos con las herramientas adecuadas para el monitoreo de patrones de cambio en el uso del suelo en los Andes, a escalas espaciales y temporales apropiadas.

A través de esta plataforma, fomentamos la robustez de los datos, garantizando la comparabilidad de la información entre sitios, generamos procedimientos claros cuya implementación requiere insumos económicos, humanos y tecnológicos razonables, y generamos información directamente relacionada a las necesidades de manejo del territorio y la gobernanza de los recursos naturales de los actores. Finalmente, a través de nuestro trabajo en investigación y monitoreo del agua, queremos cubrir aquellos vacíos de conocimiento que obstaculizan la planificación del territorio y la gestión sostenible del recurso hídrico bajo un enfoque de cuenca hidrográfica, procurando siempre extrapolar nuestros resultados a cuencas no monitoreadas o con datos escasos, así como escalar los resultados encontrados en pequeñas cuencas a otras de mayor tamaño.

En este contexto, hemos establecido sistemas de monitoreo hidrológico en varios sitios de estudio, tratando de cubrir el mayor número de ecosistemas andinos, así como las diferentes particularidades en clima, vegetación y uso del suelo. Además, monitoreamos los usos críticos del agua relacionados con el consumo humano y las necesidades de agua asociadas a distintos regímenes de uso de la tierra, con el fin de desarrollar alternativas de manejo de cuenca y evitar poner en riesgo la disponibilidad de agua.